Testosterona

| |

La testosterona es una hormona endógena esteroidea que se sintetiza a partir del colesterol en las células de Leydig de los testículos que se compone de 19 átomos de carbono. También se sintetiza en las células de la teca en los ovarios y en la zona reticular de las glándulas suprarrenales.

La testosterona es la hormona masculina endógena por excelencia, de hecho, cuando un feto comienza a formarse en el vientre materno, un mayor índice de testosterona entre la cuarta y la sexta semana de gestación determinará si va a ser un niño, y un índice menor una niña.

Los niveles endógenos de testosterona producida por los testículos se controlan mediante el hipotálamo y la glándula pituitaria, como respuesta a la hormona liberadora de gonadotropinas del hipotálamo, mientras la glándula pituitaria produce una hormona luteinizante en el torrente sanguíneo hacia las gónadas, estimulando la producción y liberación de testosterona.

testosterona

La testosterona favorece el crecimiento de la masa muscular y el incremento de la fuerza muscular dada su función en la formación de proteínas). También aumenta densidad de los huesos y estimula su crecimiento longitudinal, así como su maduración en el caso de los adolescentes.

La testosterona comienza a aparecer durante la vida fetal, donde los testículos del feto son estimulados mediante la placenta materna para que produzcan testosterona. Este proceso continuará hasta 10 semanas después del nacimiento.

Después de este periodo, y a lo largo de los primeros años del niño, apenas se continua produciendo testosterona, pero entre los 19 y los 12 años,con el comienzo de la pubertad, se genera un estímulo en el cerebro que vuelve a estimular la producción endógena de testosterona.

La testosterona influye también de forma determinante en el cerebro, estimulando la producción de dopamina que es un potente antidepresivo natural. También participa en la segregación de la acetilcolina, un neurotransmisor que controla la memoria, haciendo que se mantenga operativa. Así mismo la cognición, o la capacidad de percibir y comprender el mundo que nos rodea, es muy dependiente de la testosterona.

Los valores habituales de testosterona endógena en el hombre se encuentra entre los 10 y los 30 nmol / L, mientras que en la mujer se sitúa entre los 0,6 y los 2,5 nmol / L. En la mujer el descenso de secreción hormonal se produce de forma abrupta durante la menopausia, mientras que en el hombre la disminución de testosterona endógena es muy perceptible a partir de los 40 años.

La testosterona para los entusiastas del gimnasio

testosterona

Los médicos deportivos Stéphane Bermon y Pierre Yves Garnier publicaron un famoso estudio clínico donde se analiza la relación entre la testosterona exógena y el rendimiento en el deporte en el British Medical Journal, donde se ha podido corroborar que poseer un alto nivel de testosterona exógena conduce a un incremento de la masa muscular del deportista, debido a sus efectos sobre el anabolismo proteico, que en líneas generales, le otorga una ventaja competitiva tanto física como psíquica.

El origen de la utilización de testosterona exógena comenzó tras la Segunda Guerra Mundial en las personas liberadas de los campos de concentración, para recuperar su musculatura perdida y su actividad testicular.

Los excelentes resultados de recuperación obtenidos, señalaron rápidamente a la testosterona exógena como un anabolizante muscular andrógeno de eficiencia extrema, del que rápidamente se sintetizaron diversos derivados 17 alfa-alquilatados de uso oral como la metiltestosterona (Metandrén) y la fluoximesterona (Halotestín).

Posteriormente se sintetizaron otros derivados inyectables con menor capacidad androgénica, y consecuentemente menos hepato-tóxicos , pero que mantienen su capacidad anabólica plena como la nandrolona en forma de fenpropionato y decanoato con marca Deca Durabolín, y en forma de enantano con marca testosviron, incluso un combinado de propionato, fenilpropionato, isocaproato y decanoato con marca Sustanon, la metenolona con marca Primobolán, la oximetolona con marca Anadrol, la oxandrolona con marca Anavar, el stanozolol con marca Winstrol … entre otros.

¿Cómo funciona la testosterona?

La testosterona es transportada por la sangre donde circula durante 30 a 60 minutos, para unirse a la albúmina. Una vez que la testosterona llega a las células, se transforma dentro de ellas en dihidrotestosterona, que es una molécula activa anabólica. La testosterona que no se fija a las células se transforma con rapidez en el hígado, que es se encarga de eliminar aquellas hormonas que se encuentran en la sangre, mediante un proceso denominado como «aromatización«, mediante el cual transforma la molécula del andrógeno en estradiol.

La dihidrotestosterona se une a receptores situados en el citoplasma de las células, y desde allí se dirige al núcleo de las células, donde comienza a modificar la síntesis de las proteínas. Estas proteínas que se sintetizan por estímulo de la dihidrotestosterona actúan como reguladores de un gran número de reacciones metabólicas y procuran una hipertrofia del músculo esquelético.

Como aumentar los niveles de testosterona de forma natural

Preguntas frecuentes sobre la testosterona

Referencias

  • Chatelain P, Morel Y. Función ovárica. En: Diagnóstico endocrinológico funcional en niños y adolescentes. Ranke MB, editor. Madrid: Díaz de Santos; 1993. Madrid. p. 237 – 258.
  • Moyano D, Valls C, Pavía C, Ramón F. Valores de referencia de diversas magnitudes hormonales en niños clasificados según estadios puberales. Revista Sociedad Española de Quimioterapia Clínica 1996; 15:72 – 76.
  • Forest MG, Cathiard AM. Pattern of plasma testosterone and ∆4 androstenedione in normal newborns: evidence for testicular activity at birth. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 1975; 41:977 – 980.
  • Winter JSD, Hughes IA, Reyes FI, Faiman C. Pituitary-gonadal relations in infancy: 2. Patterns of serum gonadal steroid concentrations in man from birth to two years of age. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 1976; 42:679 – 686.
  • Winter JSD, Faiman C. Pituitary-gonadal relations in male children and adolescents. Pediatric Research 1972; 6:126 -135.
  • Forest MG, Cathiard AM, Bertrand JA. Total and unbound testosterone levels in the newborn and in normal and hypogonadal children: use of a sensitive radioimmunoassay for testosterone. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 1973; 36:1132 – 1142.

Consejos de Gimnasio Gym

Anterior

Aminoácidos ramificados

Ejercicios hombro

Siguiente

Deja un comentario