HCG

| |

Inicio » Culturismo » HCG

La Hormona Gonadotrófica Coriónica o HGC es una hormona proteica natural que se segrega en la placenta de las mujeres durante el embarazo (inicialmente por el embrión y después por la placenta), aunque también la produce la glándula pituitaria, tanto de los hombres como en mujeres de cualquier edad.

La hormona gonadotrofina coriónica es una glicoproteína que está compuesta por 244 aminoácidos, con una masa molecular de 26,7 kDa como unidades de masa atómica.

La HCG está formada por 2 cadenas distintas, una alfa α y otra beta ß. La cadena beta es exclusiva de la hormona HCG; mientras que la subunidad alfa es idéntica a la subunidad alfa de la hormona luteinizante o LH, foliculoestimulante o FSH y hormona estimulante de la tiroides oTSH.

Como medicamento, la HCG se suele recetar para estimular la fertilidad en las mujeres, y la producción de testosterona en los hombres, también es útil en aquellos niños que presentan retrasos en la pubertad. También se utiliza la HCG para tratar a mujeres con desórdenes ováricos específicos, aunque también para estimular la funcionalidad de los hombres con problemas hipogonados. Desde la perspectiva de medicamento que mejora el rendimiento deportivo, la HCG se utiliza cada vez más en combinación con los ciclos de esteroides, consecuencia de lo cual, la HCG ha sido incluida en las listas de medicamentos ilegales para muchos deportes.

Fuera del ámbito del deporte el nivel de HCG no solo se eleva en las mujeres durante el embarazo, sino también en algunos tipos de cáncer, como el cáncer de testículos en los hombres.

El uso de la HCG en el gimnasio.

HCG

Los altos niveles de esteroides utilizados por muchos entusiastas del gimnasio, que pretenden imitan la testosterona orgánica, suelen provocar que el hipotálamo tienda a inhibir su producción de la hormona liberadora de gonadotrofina o GnRH.

Sin GnRH, la glándula pituitaria deja a su vez de liberar la hormona luteinizante o LH. que usualmente viaja desde la pituitaria, a través del torrente sanguíneo hasta los testículos, donde genera la producción y liberación de testosterona. La carencia de LH, provoca que los testículos inhiban severamente su producción de testosterona tendiendo a la atrofia.

La HCG ayuda recuperar y mantener la producción de testosterona de los testículos, ya que tiende a imitar la LH, procurando de nuevo una producción y liberación normalizada de testosterona testicular, y ayudando a recuperar su tamaño en caso atrofia.

Esta es la razón principal por la que los culturistas utilizan la HCG al finalizar un ciclo de esteroides, con el objetivo de recuperar la capacidad normal de los testículos, que se suele acompañar de una dieta de definición para quemar la capa adiposa adicional que se encuentra sobre sus músculos.

Sin embargo, si la HCG se utiliza durante demasiado tiempo, o con una dosis demasiado alta, se produciría el efecto indeseado de un aumento excesivo de la testosterona orgánica que de nuevo inhibiría su producción propia, mediante un feedback negativo en el hipotálamo y glándula pituitaria.

También se ha especulado que el uso prolongado de la HCG podría inhibir severamente la producción orgánica de gonadotropinas, incluso de forma crónica. Esto sucede debido a que cuando se administra la HCG aumenta rápidamente la testosterona en plasma. Este incremento aparece de forma súbita al cabo de unas 2 horas tras la inyección, teniendo una vida media de 8 a 12 horas en la primera fase, y un segundo aumento mas lento tras 24 o 36 horas.

Esta terapia post-ciclo con HCG es muy eficiente para la prevención de la atrofia testicular, así como para excitar los mecanismos biomecánicos endógenos que responden de forma estimulante, elevando el nivel de testosterona en plasma durante el entrenamiento. La mayoría de culturistas se muestran convencidos de que consiguen mejores resultados en fuerza e hipertrofia muscular, cuando utilizan la HCG en combinación con los esteroides, lo que es coherente con el hecho de que el organismo presentaría un elevado nivel de andrógenos naturales simultáneamente a las hormonas exógenas de los esteroides.

Las dosis de HCG utilizadas en las terapias post-ciclo.

La dosis habitualmente utilizadas por los culturistas está entre 7.500 UI y 5.000 UI por semana, repartidas en 2 ó 3 inyecciones semanales. Algunos culturistas se ponen las 5.000 UI de una sola vez durante la semana cuando realizan ciclos cortos, aunque no es la estrategia ideal. 

La terapia con HCG se debe limitar a 3 semanas como máximo. En este sentido se utilizan 2 técnicas en el culturismo: la primera de ellas sería realizar estas 3 semanas en mitad del ciclo, y la segunda realizarlas al final del ciclo. No existe evidencia sobre cual de las 2 técnicas descritas es más eficiente, aunque la mayoría de culturistas prefieren realizarlas al finalizar el ciclo de esteroides.

Aunque la HCG aumenta en los varones el nivel de andrógenos hasta un 400%, debe advertirse que también aumenta de forma importante los niveles de estrógenos, por lo que puede causar ginecomastia si la dosis es muy elevada, o la persona es propensa.

La HCG se administra por vía intramuscular. La solución debe estar refrigerada después de su mezcla con la solución inyectable, y tiene una vida media de 10 semanas en frigorífico.

Efectos secundarios de la HCG.

Según un estudio publicado en el 2004 por la International Journal of Sports Medicine, el abuso de esteroides y HCG puede conllevar a una producción anormal de espermatozoides. La FDA no aprueba la HCG para su utilización como suplemento dietario para perder peso.

Preguntas frecuentes sobre el HCG.

Otros temas de culturismo que podrían interesarte.

Referencias.

  • Laudo C., Puigdevall V., del Río M.J., Velasco A. Hormonas utilizadas como agentes ergogénicos: situación actual del problema. Anales del Sistema Sanitario de Navarra vol. 29 207-218 (2006).
  • Handelsman D.J. Performance enhancing hormone doping in sport. South Dartmouth (MA): MDText (2000).
  • Ramos A., Ruiz J., Quiroga M. Dopaje y aparato cardiovascular: efectos y alteraciones. Canarias Médica y Quirúrgica (2008).
  • Ministerio de Educación, Cultura y Deporte: Agencia española de protección de la salud en el deporte AEPSAD (2015).
  • Atienza E. Dopaje y enfermedad mental: más allá de la responsabilidad del deportista. Universidad de Deusto (2012).
  • Sagoe D., Andreassen C.S., Pallesen S. The aetiology and trajectory of anabolic-androgenic steroid use initiation: a systematic review and synthesis of qualitative research. Journal of substance abuse treatment, prevention, and policy (2014).
Gimnasio Gym
Últimas entradas de Gimnasio Gym (ver todo)
Anterior

Ácido láctico

Como ganar masa muscular

Siguiente

Deja un comentario

error: El contenido de Gimnasio Gym está protegido.