Electroestimulación muscular

| |

  1. Inicio
  2. /
  3. Gimnasio Gym news
  4. /
  5. Gimnasio en casa
  6. /
  7. Electroestimulación muscular

La electroestimulación muscular es un método frecuentemente utilizado en fisioterapia, y que forma parte de los protocolos de rehabilitación.

En los últimos tiempos su uso se ha extendido también como un coadyuvante al entrenamiento en el ámbito deportivo.

Se han suscitado muchas dudas acerca de cuales son los dispositivos más recomendados, el tipo de corrientes que se deben utilizar, y los parámetros más apropiados.

Por tanto se hace necesario una exposición clara sobre su uso, con el fin de conseguir eficacia, y en qué modalidad debe emplearse para obtener los objetivos musculares propuestos

Características de la electroestimulación muscular

Se entiende como electroestimulación muscular a un método artificial, generalmente eléctrico, que recrea un impulso eléctrico natural enviado a un nervio motor, o a un músculo, con objetivo de provocar una contracción muscular.

Este estímulo eléctrico artificial, deberá generar unas condiciones fisiológicas similares a la contracción muscular voluntaria que se produce de forma natural.

Esto se hace , con objeto de rehabilitar un paquete muscular que se encuentra catabolizado patológicamente, o bien mejorar su fuerza y volumen concomitando con un cierto anabolismo. Para lograr esta respuesta similar a la fisiológica, tiene un factor muy relevante el tipo de onda que se utiliza, el ancho del impulso y su frecuencia, así como los tiempos de contracción y de reposo, la intensidad, y una correcta colocación de los electrodos. Igualmente el tiempo de la sesión de electroestimulación muscular y el número de sesiones que se realiza son también relevantes.

Existen diferentes tipos de corrientes eléctricas excito-motoras, pero se ha demostrado que las más efectivas para el entrenamiento de la fuerza muscular son las corrientes de baja frecuencia, que se componen de ondas rectangulares bifásicas y simétricas, conocidas como E.M.S.

Este tipo de corriente es la más apropiada y la más utilizada por deportistas que precisan incrementar la fuerza física, ya que ofrece una mayor tolerancia y optimiza el rendimiento del deportista, utilizando únicamente tiempos e intensidades bajas. Con su implementación se consigue un mayor reclutamiento de fibras musculares, y el consiguiente aumento de la fuerza.

Las corrientes en la electroestimulación muscular

electroestimulación muscular

La intensidad de la corriente aplicada se entiende como la cantidad de energía necesaria para producir un cierto voltaje en la membrana muscular, que provoca un reclutamiento de las fibras nerviosas, y con ello una contracción muscular.

Generalmente esta intensidad se expresa en mili voltios (mV) y mili amperios (mA). La intensidad necesaria de la onda del impulso eléctrico varia en función de la resistencia que presenten los tejidos al paso de la corriente eléctrica.

Se debe elegir una intensidad y una duración de impulso que sea suficiente para estimular la fibra nerviosa, estableciendo un período de reposo similar a la duración del impulso.

La intensidad de la corriente no esta estandarizada, sino que se determina según la sensibilidad del deportista para conseguir una contracción muscular, pero sin que aparezca la sensación de dolor.

Esta intensidad puede ir incrementándose progresivamente en sesiones posteriores a medida que se produzca una habituación muscular.

A medida que se produce una habituación muscular gracias a las sesiones, y consecuentemente se incrementa la intensidad de la corriente, la contracción muscular resultante es cada vez más severa, mejorando la fuerza del músculo y contribuyendo a su hipertrofia.

Este objetivo se persigue en multitud de deportes, por ejemplo cuadriceps y gemelos en ciclistas, y de forma más generalizada para el anabolismo en los entusiastas del gimnasio.

En el caso específico de la musculación, debe tenerse en cuenta que el número de repeticiones logrado con la electroestimulación muscular es muy superior al que puede lograr de forma manual. En este sentido, se ha podido corroborar clínicamente que la electroestimulación muscular logra unos resultados fisiológicos muy similares al ejercicio manual, pero generalmente empleando un número de repeticiones muy superior, lo que además de provocar ganancias en la fuerza muscular, también incrementa la masa muscular.

De hecho, son numerosos los estudios que señalan los resultados positivos obtenidos respecto a la hipertrofia muscular, la fuerza máxima isométrica y la resistencia. Cuando la electroestimulación muscular se utiliza como un coadyuvante del entrenamiento manual voluntario preferentemente pliométrico, se logran con frecuencia efectos de fuerza explosiva, que conlleva cambios significativos en la masa muscular.

También se ha podido corroborar que la electroestimulación muscular posee una especial eficiencia sobre las fibras de tipo II y durante un tiempo más prolongado, de forma que logra mejores resultados que con las contracciones voluntarias realizadas en un entrenamiento manual solamente.

Entrenamiento más intenso con la electroestimulación muscular

Con la electroestimulación muscular, se consigue mantener durante más tiempo, un alto nivel de entrenamiento sobre las fibras musculares sin caer en el sobre-entrenamiento, cosa que de manera manual no ocurre.

En general el número de horas a las que se somete a las fibras musculares a un entrenamiento de fuerza y de hipertrofia consecuente con el uso de la electroestimulación muscular, se puede triplicar, incluso cuadriplicar, por lo que obviamente se logran objetivos musculares con mayor rapidez, especialmente en ectomorfos con bajos volúmenes musculares.

En el caso de entrenamientos para la resistencia aeróbica, se debe mejorar tanto la cantidad de oxigeno que puede ser aportada en los músculos, como la capacidad de las fibras para consumir ese oxígeno.

Usualmente quienes entrenan la resistencia aeróbica como los ciclistas, o los corredores de maratón, suelen tener algunas dificultades con el poder oxidativo de sus fibras musculares. Esto se suele resolver fácilmente con el uso de la electroestimulación muscular sobre las fibras lentas, como ha quedado clínicamente demostrado.

electroestimulación muscular

En los entusiastas del gimnasio progresar en los entrenamientos de fuerza, requiere elevar progresivamente las cargas, incrementando el estrés en las articulaciones y en el sistema cardio-vascular, provocando una mayor fatiga y exponiéndose a un riesgo cada vez mayor de lesión osteo-muscular.

El uso de la electroestimulación muscular sobre las fibras de tipo II, como coadyuvante al entrenamiento manual, reduce considerablemente el riesgo de lesión, motivo por el cual, se recomienda el uso de esta técnica.

En caso de rehabilitación, se ha demostrado que la electroestimulación muscular es muy eficiente para acelerar la recuperación de la contractilidad muscular, especialmente en atrofias y debilidad muscular. En general suele ser el protocolo más utilizado en rehabilitación para garantizar un retorno seguro a la vida funcional o deportiva

Pérdida de grasa con electroestimulación muscular

Cuando se habla de electroestimulación mucular se suele hacer referencia al aumento del gasto calórico, la pérdida de peso y la mejora de la apariencia en la celulitis, sin embargo, no existe todavía una evidencia científica relevante en este sentido.

Por el contrario, existe una abundante evidencia científica sobre el uso de la electroestimulación muscular sobre el suelo pélvico, tanto con técnicas superficiales mediante electrodos situados en zona perineal en contacto con la piel y las mucosas, como profundas mediante la estimulación anal o vaginal, generando mejoras en el tono muscular de la zona pélvica, reduciendo las incontinencias urinarias.

Sin embargo, la mayor eficiencia de la electroestimulación muscular se sitúa en al ámbito de la fuerza muscular, generalmente con aplicaciones deportivas, mediante corrientes rectangulares, bifásicas y simétricas como las E.M.S., que son las más apropiadas para este fin. Su uso está actualmente muy extendido en el entrenamiento para deportes que requieren de masas musculares elevadas, y fondos aeróbicos importantes.

Se utiliza en estos deportes siempre como un coadyuvante del entrenamiento manual y nunca como un sustituto. La coadyuvación se puede realizar de forma paralela o posterior al entrenamiento manual con resultados similares a largo plazo.

Electroestimuladores musculares profesionales

Electroestimuladores musculares no profesionales

Preguntas frecuentes sobre la electroestimulación muscular

Más equipamiento que podría interesarte

Referencias

  • Benito E. L. & Martínez, E. J. . Electroestimulación neuromuscular en el deporte. Sevilla: Wanceulen (2013).
  • Boschetti, G. ¿Qué es la electroestimulación? Teoría, práctica y metodología del entrenamiento. Paidotribo (2004).
  • Boteanu A., Cardeñosa A. B. & Espejo, A. Rabdomiolisis secundaria al uso de electroestimulación muscular. Acta Reumatológica (2014).
  • García, R., Márquez, S., Gómez, R. I., & Beltrán, C. (2013). Eficacia, seguridad y coste-efectividad de la estimulación eléctrica transcutánea (TENS) en el tratamiento del dolor musculo-esquelético crónico. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía.
  • Gondin J., Cozzone P. J., & Bendahan D. Is high-frequency neuromuscular electrical stimulation a suitable tool for muscle performance improvement in both healthy humans and athletes? European journal of applied physiology 111 2473-2487 (2011).
  • Herrero J. A., Abadía O., Morante J. C., & García J. Parámetros del entrenamiento con electroestimulación y efectos crónicos sobre la función muscular. Archivos de Medicina del Deporte 24 (117), 43-53 (2007).
  • Herrero J. A., Abadía O., Abardía C., & Maffiuletti N. A. . Entrenamiento con electroestimulación neuromuscular. Biomecánica y bases neuromusculares de la actividad física y el deporte pp. 727-743. Panamericana (2008).
  • Jubeau M., Sartorio A., Marinone P. G., Agosti F., Van Hoecke J., Nosaka, K., & Maffiuletti, N. A. Comparison between voluntary and stimulated contractions of the quadriceps femoris for growth hormone response and muscle damage. Journal of Applied Physiology 104 75-81 (2008).
Gimnasio Gym
Últimas entradas de Gimnasio Gym (ver todo)
Anterior

abdominales

Cardio

Siguiente

Deja un comentario

error: El contenido de Gimnasio Gym está protegido.